¿Se puede ser católica y feminista?

NAP habló con Milagros Sayago, coordinadora del área de juventud del CDD, quienes lanzaron una escuela juvenil y feminista


«Nuestra identidad feminista es consecuencia directa de una experiencia cristiana, comprometida con la justicia y los derechos» puntualizó Milagros Sayago en diálogo con Nota al Pie. Ella es coordinadora del área de juventud de la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) en Argentina

La asociación inauguró Enredades: Escuela Juvenil Feminista. Como su nombre lo indica, este espacio de formación estará dedicado a personas de entre dieciocho a veintidós años. Allí, se profundizará en nociones básicas del feminismo desde sus comienzos hasta el vivir actual de los cuerpos.

En una sociedad en la que las enseñanzas hegemónicas de la Iglesia Católica suenan a atraso por lo patriarcal y machista, las Católicas por el Derecho a Decidir ofrecen otra manera de vivir la espiritualidad. Milagros Sayago habló con Nota al Pie y contó todo: desde su militancia feminista y cristiana hasta de qué se tratará la Escuela Enredades.

Catolicismo y feminismo: dos caminos que se entrecruzan

CDD es un movimiento autónomo de personas católicas y feministas, con más de 25 años de trayectoria en la defensa de los derechos humanos de las mujeres. Especialmente en lo que hace al ejercicio pleno de su autonomía y derechos reproductivos”. Esa es la autodefinición que comparte la organización en su página web. 

La asociación fue una de las fundadoras de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Participa históricamente en los Encuentros Plurinacionales de Mujeres y Disidencias y está presente en las luchas que lleva adelante el colectivo transfeminista. 


A pesar de su fuerte presencia, la organización recibe interrogantes acerca de su identidad. “Muchas veces nos sentimos cuestionadas por nuestra identidad católica y también por la feminista” contó Milagros Sayago. “Tanto para las jerarquías de la Iglesia como para otros espacios feministas resulta una contradicción nombrarnos feministas y católicas”.

Pero les integrantes de CDD tienen su propia forma de vivir la espiritualidad. “Somos parte de la disidencia de la Iglesia Católica. No es una sola, sino que es un campo compuesto por diversas identidades y maneras de ser cristianes” afirmó Sayago. “Esta disidencia no es nueva, sino que ha atravesado a la Iglesia desde siempre”. 

Marcando las disidencias

La directora del área de juventud explicó que desde la organización toman las posturas de la Teología de la Liberación. Específicamente, se enmarcan en las teorías feministas que evidenciaron las contradicciones al interior de la Iglesia Católica. “Allí nace la toma de conciencia de las mujeres acerca de la disparidad que se vive en una Iglesia que hemos heredado, patriarcal y misógina”, reconoció Sayago.

Por eso, desde CDD visibilizan las disidencias dentro del catolicismo. “Asumimos nuestro rol y aporte, teniendo en cuenta que las bases de la Iglesia están sostenidas en más del noventa por ciento por mujeres”, aseguró Sayago. 

Intentan romper con las maneras que las figuras jerárquicas exigen presión sobre la moral y los cuerpos de las personas. “La Iglesia ha buscado mecanismos de control a través del pecado” ejemplifica la mujer. “Consideramos que es importantísimo visualizar estas disidencias para que las personas puedan vivir la fe de manera liberadora  y plena”. 

CDD es una organización que busca combinar la forma de vivir el catolicismo y feminismo. Créditos: redes sociales de CDD

Enredades: una escuela juvenil, popular y feminista

Es en ese marco que desde CDD se realizará durante los meses de octubre y noviembre la escuela Enredades. Se trata de un espacio de formación feminista para veinticinco jóvenes de todo el país, de dieciocho a veintidós años. 

«El objetivo es que esas personas puedan replicar lo que aprendieron en sus lugares y organizaciones de origen», explicó Sayago, una de las coordinadoras de la escuela. El ciclo consistirá de cinco charlas de manera virtual mediante la plataforma Zoom. Finalizará con un campamento presencial en la provincia de Córdoba, a fines de noviembre.

En los encuentros virtuales habrá especialistas que disertarán alrededor de media hora sobre temas específicos. El primer taller comenzó el sábado 25 de septiembre, y versó acerca de los inicios del feminismo. En los siguientes encuentros se hablará sobre la interculturalidad, la incidencia política juvenil, los derechos sexuales y vínculos libres de violencia y la espiritualidad. Todo desde una óptica católica y feminista. 

NOTA AL PIE. Recuperado de: https://www.notaalpie.com.ar/2021/09/25/se-puede-ser-catolica-y-feminista/
Por: Romina Toledo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat